Puntos de distribución
Pepe Colubi "Mientras follas sólo puedes follar, no escuchar música"
¿Qué pasa con PXXR GVNG?
Haria: Instinto de avanzar
Los bocazas
Fist Fuckin Man
Seguid gritando

The Chase

Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Fuego y multitud enardecida. Feliz

Es lo primero que me viene a la cabeza cuando pienso en The Chase una película del director Sam Spiegel, traducida muy acertadamente como Jauría Humana. El film no deja de ser una persecución (la transcripción literal del inglés) a un reo escapado de la cárcel, pero el título en español se acerca más a la realidad del visionado. La elección de esta película no es casual. Dado que el tema central de este número es el movimiento 15-M y sus acampadas, he creído conveniente hacer hincapié en algo que me ha llamado la atención, además de maravillarme.

Todos los que han pasado por las plazas o han seguido a través de los medios de comunicación, tergiversados o no, lo que iba ocurriendo, han podido observar que a diferencia de otras multitudes, éstas han sido pacíficas y tranquilas. Incluso cuando los mozos de la cuadra (mossos d’esquadra) cargaron contra la gente sentada, éstos no atacaron, siguieron fieles al ideal de no violencia que domina el movimiento. Las cargas policiales, los acampados, las multitudes y el total desconocimiento de la situación real por parte de muchos, que se niegan a ir a ver lo que ocurre con sus propios ojos, tienen cabida en esta película.

Todos aparecen retratados de alguna manera. Los habitantes de un pueblo tejano enloquecen al saber que se ha fugado un antiguo miembro de la comunidad, ya conocido por sus antecedentes. Deciden que hay que tomarse la justicia por su mano y el único que trata de detener la barbarie es el sheriff del pueblo, Marlon Brando. Un agente atípico a la mentalidad policial estadounidense con su disparar antes de preguntar. Una actuación brutal de obligada visión en versión original; aquí el doblaje se carga todo el carisma del personaje. Jane Fonda, Redford, James Fox, E.G. Marshall y Robert Duvall entre otros, añaden su talento a la mezcla para crear una obra singular que demuestra que la palabra, verdadera o no, puede superar cualquier hecho.

Histeria masiva, egoísmo y chismorreo se dan cita en un drama que insta a la reflexión sobre la estupidez humana, lo influenciables que podemos llegar a ser y especialmente sobre lo acertado de actuar a tiempo. Así, el film sentencia: “Things come so late… I guess for most people” (las cosas llegan demasiado tarde… Supongo que para la mayoría de la gente).

 

Publicado originalmente en Voluntas nº4

 

{jcomments on}

Encuentranos en Facebook
Follow Us