Puntos de distribución
Pepe Colubi "Mientras follas sólo puedes follar, no escuchar música"
¿Qué pasa con PXXR GVNG?
Haria: Instinto de avanzar
Los bocazas
Fist Fuckin Man
Seguid gritando

SuitDreams: cuando Dios inventó las camisetas

Compartir en MenéameCompartir en TuentiCompartir en Buzz it!Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Crisis. Probablemente la palabra que más veces oímos a lo largo del día. Las consecuencias, las vivimos día a día entre las calles y las listas del paro. Y, sin embargo, tiene su lado positivo. Pequeño, pero lo tiene. Ante una situación complicada como la que vivimos, y con unas perspectivas de futuro poco alentadoras, muchos han decidido convertirse en emprendedores. Lo cierto es que la palabra no termina de gustarme, yo más bien los llamaría «espabilaos».

Entre estas personas que invierten su dinero y su tiempo en pequeñas ideas de negocio se encuentran Hugo Catalán y Alberto Jiménez. Ambos forman Suitdreams, y su actividad consiste en diseñar camisetas únicas y con una tirada limitada. Curiosa la mezcla entre un diseñador gráfico y un informático, pero la verdad es que el resultado es excelente, y poco a poco son más conocidos (y reconocidos, que también es importante).

Hugo esconde su talento detrás de unas gafas de pasta, y me dice que Alberto está liado en Barcelona. La entrevista, en el coche, parece una mera formalidad. Como se suele hacer en estos casos, empiezo por el principio. Todo el mundo dice que los comienzos son duros, pero cuando escucho a Hugo me doy cuenta de que tanto él como Alberto están haciendo realidad un sueño. Hace tres años (nada más y nada menos) el fútbol se convirtió en la inspiración para diseñar una camiseta. Por lo que veo, un simple regalo entre amigos acabó siendo el germen de la empresa. El gol. Ese gol. El de Maradona. La frase de la mítica narración enmarcada en un atractivo diseño se plasma en una camiseta (azul, cómo no) et voilà, regalo de Reyes al canto. Esa fue la edición número 0, la que sentó las bases en cuanto a la forma de trabajar: el color estaba elegido mucho antes de crear el diseño, y la tirada era limitada.

Cuando Alberto y Hugo comenzaron a diseñar camisetas todavía estaban en el colegio. En este proyecto se necesitaba iniciativa, y gracias a la buena respuesta de sus amigos decidieron atreverse con un nuevo diseño, aunque esta vez con mayor tirada. Tenían las cosas claras: el público tiene la última palabra. El diseño y lo que le rodea es un secreto que sólo se desvela el día de la presentación. Así sigue siendo hasta ahora, con una camiseta nueva cada tres meses, aunque ya se sabe que Voluntas_ tiende a romper con las normas y alterar al personal.

Toda empresa que se precie necesita un nombre, una identidad. La de Hugo y Alberto fue, en un principio, Sweetdreams. La idea encajaba, ya que lo que ellos hacían era vender camisetas sueltas metidas en una cápsula. Este «principio activo» (qué cosas me cuenta Hugo, está emocionado) es el pack. Un elemento innovador que pretende provocar al público. Sin embargo, tuvieron que hacer cambios por problemas legales. Unos días más tarde, nace Suitdreams, que relaciona el significado de suit (traje), creando un nuevo concepto y jugando con el lenguaje y la fonética. En sus productos también utilizan elementos externos, como por ejemplo la camiseta RAVE, diseñada por Javier Millán, que incorporaba unas gafas 3D (muy ochentero todo).

Gran parte de los packs que han sacado se realizan mediante colaboraciones con otros diseñadores. La gente que trabaja con Suitdreams suele estar relacionada con el mundo del diseño. Al principio eran amigos cercanos, pero el interés que genera esta marca va en aumento, y han empezado a recibir propuestas de gente interesada en colaborar. Cuando se trabaja con personas ajenas a este proyecto, la organización es clave. Hugo se pone serio. Me dice que lo principal es tener claro el concepto, y también el color de la camiseta. El mecanismo es simple. La propuesta se envía al diseñador (siempre teniendo en mente el pack en el que se entregará la camiseta) y después, con las líneas de trabajo bien definidas, se redacta un texto para que la gente comprenda lo que proponen con esta nueva creación. A partir de ahí, la comunicación vía redes sociales y el mailing son vitales para mantenerse en contacto con la gente y dar a conocer el evento de presentación.

En este aspecto son muy estrictos, pero Hugo me explica que es la única manera de llegar a tiempo a los plazos estipulados (hecho que me recuerda a las largas noches de maquetación de la revista). Otro punto importante son las fotos de la promoción. Poco a poco me voy dando cuenta de la relevancia que tienen los detalles en este proyecto. Además de organizar la fiesta, cuidan mucho otros elementos como las fotos de la promoción y el montaje de los packs. Podría decirse que el trabajo para crear una nueva camiseta comienza nada más terminar la fiesta de presentación que, por otra parte, es el canal directo de venta al público. La verdad es que es una buena forma de acostumbrar a los clientes a comprar las camisetas «en directo» y, ya de paso, que disfruten de la presentación. De momento, la tienda online es una tarea pendiente para avanzar y consolidar aún más su negocio.

Hugo y Alberto trabajan entre Zaragoza y Barcelona, siempre conectados y con reuniones semanales. Tienen sus propios proveedores para las camisetas y los envases, aunque éstos tienen que adaptarse mucho al presupuesto. Por lo general, suelen buscar un envase más industrial, ya que trabajan con tiradas bajas y su presupuesto es reducido. Sin embargo, se adaptan bien a los cambios, y siempre consiguen hacer algo diferente y que llame la atención. Un ejemplo: la camiseta ICE CREAM. En este caso, el diseño corría a cargo de CrisCrasCrus. Tuvo mucho éxito, especialmente entre el público femenino, a pesar de que el tono general de Suitdreams es hacer los diseños con un carácter unisex. El pack era muy llamativo, ya que simulaba un helado, y el diseño de la camiseta era refrescante, ideal para el verano.

Aunque se caracterizan por la exclusividad, hicieron una excepción con una de las camisetas que más aceptación tuvo en el público. Al principio no se especificaba que fueran tiradas limitadas, por lo que decidieron reeditar la de HÉROE. Hugo se coloca el flequillo mientras sonríe y dice que han tenido más de cien peticiones para esa camiseta. Sin embargo, afirma que la tirada manda, y que es la única excepción que han hecho. Lo cierto es que hacerse un hueco en el mercado de la moda es algo complicado, pero ellos lo tenían claro. Siempre les ha gustado llevar camisetas diferentes, así que decidieron adaptar los diseños y crear algo que les gustara y encajara con ellos. La buena respuesta del público les animó a seguir.

Su filosofía está clara: una camiseta sin pack es un objeto normal, algo que puedes encontrar en cualquier parte. Hugo y Alberto no quieren objetos sin historia, buscan vender conceptos. En sus productos camiseta y envase son una misma cosa. Para ello no dudan en jugar con el lenguaje, la tipografía (Hugo se emociona con este tema) y la ilustración. Dice que así es más fácil comunicar y generar mejores conceptos, como es el caso de NUCLEAR, una camiseta diseñada para que la gente piense (¡toma ya!).

No queda nada para que nos bajemos del coche, pero Hugo insiste en lo que trata de conseguir Suitdreams. Buscan que la gente se enamore del diseño, que el objeto quede detrás del concepto. La camiseta es un trozo de tela un poco organizado (me apunto la definición), pero necesita que alguien le dé valor para que transmita algo, ya sea emoción, o incluso asco. Para ellos, este proyecto es como un hijo. Un hijo algo descarriado a veces, pero que siempre pueden ir dirigiendo para que se adapte a lo que el público necesita. Eso es lo realmente complicado, que a la gente le guste. Puedes hacer algo de lo que te sientas orgulloso, pero que no sea bien recibido por el público. Dicen (y no les falta razón) que en la provocación está el éxito.

Hugo se baja del coche. Saca las camisetas recién envasadas, se despide, y se va. Después de forzar la máquina, de cuadrar y descuadrar todo mil veces, hemos conseguido terminar el trabajo. El envase, el concepto, la camiseta, el texto. Todo está listo. Por mi parte, creo que ha llegado el momento de dedicar la entrevista. A Hugo y a Alberto. A nosotros. A toda esa gente que quiere provocar, que busca exterminar la indiferencia. A esos mal llamados emprendedores que son, en realidad, pequeños genios rebeldes que no se conforman con las normas. Para la gente que hace tiempo que ha dejado atrás las conferencias multitudinarias y se ha puesto a pensar. Un saludo. Un abrazo. Un besico. Y mucho Voluntas_.

 

Publicado originalmente en Voluntas_ nº 15

{jcomments on}

Encuentranos en Facebook
Follow Us