Puntos de distribución
Pepe Colubi "Mientras follas sólo puedes follar, no escuchar música"
¿Qué pasa con PXXR GVNG?
Haria: Instinto de avanzar
Los bocazas
Fist Fuckin Man
Seguid gritando

Hoy estás preciosa

"La fragua de Vulcano" de Diego Velázquez  & "El nacimiento de Venus" de Sandro Botticelli

Sonaba a metal oxidado. Era estridente, molesto. Y también era su despertador personal. Un montacargas. Se levantó de la cama. Revisó ligeramente el estado de su melena, aunque realmente nadie se fijaría en ella. Aun así, pasó los restos de un peine por sus ondas pelirrojas, tratando de domar a un imposible. Los pedazos desordenados de varios espejos le devolvían una imagen mutilada e imperfecta. En realidad, era el reflejo más fiel de sí misma.

Humanismo aplicado

 

"La conciencia del instinto animal" de Dandiarok Amini y "La muerte de César" de Vincenzo Camuccini

Estaba realmente hambriento. Sus músculos estaban algo entumecidos, y demandaban con impaciencia su dosis diaria de alimento. ¿Qué sería esta vez? En realidad, poco le importaba. Hacía mucho tiempo que había dejado de cazar. Ya no era él el que atemorizaba a sus presas. Podría decirse que la situación había cambiado tanto que eran sus propias víctimas las que se acercaban hasta su plato.

Débil

 

"El cerrojo" de Jean-Honoré Fragonard y "Sagrado corazón" de David García (Torlonio)

No sonaba el teléfono. Descolgó varias veces, nerviosa, manteniéndose a la espera hasta escuchar el tono. Necesitaba la dosis. Hoy estaba tardando más que de costumbre, y eso no estaba previsto. Sus dedos manoseaban los bordes de su vestido, esperando una respuesta que podría salvarle la vida otro día más. Había arriesgado demasiado a lo largo de los años. La operación a la que se sometió no era para nada convencional, y sin embargo no dudó ni un segundo. 

Comunicación subliminal

 

"American Gothic" de Grant Wood y "Ángeles" de Raúl Cañestro

Jamás se me había averiado el coche. Ni una reparación, ni un problema en la revisión. Nada. A decir verdad, tampoco sabía cómo cambiar una rueda o dónde estaban los fusibles de repuesto. Encontrarme sola en mitad de la nada me desconcertó. Mi brillante móvil de última generación también me había abandonado, y muy a mi pesar decidí utilizar el único medio de transporte que me quedaba: mis pies. 

Encuentranos en Facebook
Follow Us