Puntos de distribución
Pepe Colubi "Mientras follas sólo puedes follar, no escuchar música"
¿Qué pasa con PXXR GVNG?
Haria: Instinto de avanzar
Los bocazas
Fist Fuckin Man
Seguid gritando

Mierdabytes

 

"El grito" de Munch e "Ideas enredadas" de Bertani

La voz grabada del parquímetro estaba perforándome los tímpanos. En ese momento recordé que mi gato duerme con la nariz pegada al sofá. Duerme de morros, el muy estúpido. Volví a meter la mano en el bolsillo y saqué algunos céntimos. Los capullos del párking son unos sucios ladrones.

Leer más...

Nuestro futuro

 

"Zur Feier des Kindes" de Rousseau y "My parents" de Hockney

Adoro los días de no-verano. Especialmente si ese azul intenso que lo invade todo se propone instalarse entre nosotros unas pocas horas más. A pesar de que octubre seguía avanzando, no parecía que el sol fuera a desviar sus rayos hacia otro lugar más apartado. Decidí que era un buen momento para dar un paseo. Mi cabeza burbujeaba entre ideas e historias, y pensé que la naturaleza (o su sucedáneo hecho parque) sería una buena solución para mi insomnio mental. 

Leer más...

Autorretrato de hombre

"Autorretrato" de Alberto Durero  & "El hijo del hombre" de René Magritte

Salta a la vista, los ojos persiguen la mirada atónita de quien los pinta, buscan desesperadamente el lugar que a fin de cuentas es su origen. ¿Devuelve el espejo la imagen exacta? Solo es una imagen otra, un simulacro articulado por la luz, la inclinación del espejo, la mirada del pintor que se pinta y, finalmente, su dolor de cabeza o sus preocupaciones o váyase usted a saber qué.

Leer más...

Idilio perecedero

La dama de Shallott John William Judit y Holofernes Caravaggio.

"La dama de Shallott" de John William Judit y "Holofernes" de Caravaggio.

Olía a hierba. Su pelo, cubierto de finas guirnaldas, era mecido por la brisa. Era hermosa, un auténtico ángel. El corpiño acentuaba su figura, dejando entrever un ligero brocado que perfilaba sus senos. Apenas se percibía sonido alguno. La corriente mecía la barca, y ésta acunaba a la prin¬cesa. Ella, pendiente de todo y de nada, acariciaba la tersa madera de su ilustre barca.

Leer más...

Encuentranos en Facebook
Follow Us