Puntos de distribución
Pepe Colubi "Mientras follas sólo puedes follar, no escuchar música"
¿Qué pasa con PXXR GVNG?
Haria: Instinto de avanzar
Los bocazas
Fist Fuckin Man
Seguid gritando

Iggy and the Stooges

Raw Power Collage

La historia de The Stooges se escribe con crema de cacahuete, sangre y caballo. Pero, ¿esto bastaría para entender cómo se llegó a grabar un disco tan crudo como Raw Power? Ni por asomo, esto es más bien un claro caso de lo que denominamos “de aquellos barros, estos lodos”. Tenemos que remontarnos a sus antecedentes.

Neutral Milk Hotel

In the aeroplane over the sea (Collage)

Cantemos todos juntos por el amor perdido, moribundo o ya cadáver. Desahoguemos nuestras platónicas penas. Impulsos sexuales prohibidos, detenidos solo por la distancia en el tiempo y en el espacio. Masturbémonos mientras recordamos, con lágrimas en los ojos, la tragedia de una familia judía en un país ocupado. Dejémonos llevar por la distorsión del sonido, el folklore del lejano viajero, desvanezcámonos como ese sueño que se escapa difuso detrás de nuestros ojos al despertar.

Rage Against The Machine

«Anger is a gift» (La ira es un regalo). Ese verso define a la perfección la filosofía de Rage Against the Machine. Su primer disco, homónimo, les presentó ante la sociedad de principios de los noventa. Hace 20 años, como ahora, la apática juventud estaba inmersa en una gran alienación y la desafección política se transformó en pasotismo. Sin embargo, en California surgió una banda que tenía muy claro que la única manera de cambiar las cosas era lanzar su rabia contra el Poder, contra esa abominable máquina que hundía chavales en la precariedad y la falta de oportunidades.

Pixies

Boston, Massachusetts, septiembre de 1987. Hace 25 años nacía, con su primer EP Come on pilgrim, la leyenda de los Pixies. Una carrera a la que se sumarían cuatro largos más, cuatro discos genia­les, entre los que es realmente difícil destacar uno sobre los demás, es raro de explicar, créanme. Su música era, con todo, técnicamente simple pero formalmente impredecible. Un torrente de bofe­tadas musicales a caballo entre la paz celestial y la locura destructiva. Una sucesión de paradojas.

Encuentranos en Facebook
Follow Us